Comentarios audibles sobre arte sonoro

Por Pablo Suárez, en AHS.CU

En física, el sonido es resultado de la propagación de ondas, audibles o no para los humanos, a través de un fluido u otro medio. Este fenómeno, en combinación con el silencio, constituye la materia prima de la música y, por tanto, elemento indispensable para la construcción de cualquier tipo de lenguaje musical.

El pasado sábado 16 de enero de 2016 aconteció en la Sala-Teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, la segunda muestra de arte sonoro de Ricardo Martínez Ramos, joven flautista y docente universitario, devenido productor musical. Esta cita, titulada Solo para cello, fue auspiciada por el Laboratorio Nacional de Música Electroacústica, el Centro Nacional de Música de Concierto, la Universidad de las Artes ISA y el Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas, entre otros actores sociales sin los cuales hubiese sido imposible su realización.

IMG_20160116

Con un total de ocho obras, en las cuales primó la desintegración a niveles experimentales del sonido del violoncelo, el creador buscó “re”-introducir al escucha el hábito de oír, en busca de una conmutación de “los sentidos condensados en su evolución fisiológica”, según notas al programa. El también futuro autor de un ensayo sobre el tema menciona que “el oír nos renueva en la atención primera, (…) atención que no rinde cuentas ante una memoria enraizada” y que, por tanto, no debe estar condicionado por determinantes sociales, al menos a priori.

Rompiendo con la barrera existente en la postura tradicional sobre la relación intérprete-público, en este caso productor-público, la poética de Ricardo Martínez partió de su interacción personal con los asistentes a la muestra en el espacio de las plateas, así como la relación de estos últimos con la escenografía. No siempre entendido por los participantes, sólo pocos se tornaron cómplices del autor para aventurarse a guardar silencio, oír y traspasar la frontera imaginaria del escenario, acercándose al cello expectante.

Por demás, el autor generó debates silentes entre algunos de los tradicionalistas asistentes, pero más importante aún, fue la puesta en valor de “el gesto audible” como vehículo creativo, experiencia que sistematizará en el Taller de Arte Sonoro, espacio creado junto a Víctor Piverno en los predios habaneros del Instituto Superior de Arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *