VI Encuentro de jóvenes pianistas

Un alto en el camino para ponderar la música por Miriam Escudero

Hace 10 años se selló un pacto de caballeros entre Salomón Mikowsky y Eusebio Leal Spengler para fundar un espacio de encuentro cultural entre pianistas de Cuba y el mundo. Se sucedieron, desde 2013, cinco ediciones hasta que en 2017 hicimos pausa en el calderón con un “hasta luego”. En ese tiempo, superamos despedidas tristes y arrostramos el desafío de una pandemia. Pero la palabra dada ha prevalecido y este año regresa el profesor Mikowsky, con siete de sus alumnos en Manhattan School of Music, para dirigir el VI Encuentro Internacional de Jóvenes Pianistas (24 de mayo al 11 de junio), temporada de conciertos que organiza el Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas y la Dirección de Gestión Cultural de la Oficina del Historiador de La Habana.

Para ello se abren las puertas de las mejores salas en el Centro Histórico de la ciudad y, con el arte como bandera, haremos votos de paz y buena voluntad. Las 19 funciones de conciertos con orquesta, recitales y clases magistrales serán protagonizadas por 14 intérpretes de nueve naciones. Entre los invitados foráneos figuran por primera vez los pianistas Kirill Gerstein (Rusia-EEUU), Katia Skanavi (Grecia), Guangshou Tian (China) y Yeontaek Oh (Corea del Sur) y repiten la visita Alexandre Moutouzkine (Rusia), Inesa Sinkevych (Ucrania) y Wael Farouk (Egipto). Representando a Cuba actuarán Marcos Madrigal, Ernesto Oliva, Daniel Rodríguez Hart, Malva Rodríguez, Cristhian Pérez y Sofía Iraola. Como artista de excepción, se sumará a esta fiesta del piano la violinista Chloé Kiffer (Francia). Una vez más, la Orquesta Sinfónica Nacional acompañará los conciertos que serán interpretados bajo la batuta de su director titular, el maestro Enrique Pérez Mesa. También conducida por José Antonio Méndez Padrón, la Orquesta del Lyceum de La Habana, tomará parte activa en este evento.

Como en ocasiones anteriores, el programa responde a una minuciosa curadoría que incluye títulos singulares de la literatura pianística universal. Seremos testigos exclusivos del estreno de obras de Leo Brouwer, Ernesto Oliva e Inesa Sinkevych así como de una selección de piezas del patrimonio cubano compuestas por Roberto Valera, Juan Piñera, José María Vitier y Aldo López-Gavilán. 

En el concierto de apertura, tendrán lugar dos acontecimientos históricos. La prestigiosa violinista francesa, Chloé Kiffer, protagonizará la obra Havanaise que fuera dedicada por su autor, Camille Saint-Saëns, hace 135 años, al violinista cubano Rafael Díaz Albertini (1857-1928). En la misma velada serán interpretados por Alexandre Moutouzkine, en primera audición, dos de los Grandes Estudios de Ejecución Trascendente de Nicolás Ruiz Espadero. Compuestos hace 150 años, fueron finalmente editados en 2021 por el pianista José Raúl López y compilados en un texto estudiado por su homólogo Cecilio Tieles que será presentado en la gala.

Otro momento especial del evento será dedicado al intercambio de ideas pedagógicas acerca del arte de tocar el piano. En busca de metas artísticas los estudiantes podrán establecer un diálogo abierto con el profesor Mikowsky y maestros de las escuelas de arte en Cuba. Asimismo, el talentoso profesor Kirill Gerstein, quien también tendrá a su cargo el concierto de clausura, impartirá una clase magistral abierta a los alumnos de piano.

Celebrar encuentros culturales es siempre una alegría extraordinaria, máxime cuando en esta ocasión también festejamos el X Aniversario del Gabinete Esteban Salas. En esa función facilitadora de la gestión de fuentes, pensamientos y acciones para la difusión del patrimonio musical nos nutrimos, consolidamos y ramificamos a través de alianzas legitimadoras. Para ello hemos contado antes y ahora con el concurso generoso de instituciones y amigos que hacen posible este empeño. A todos ellos sea nuestro reconocimiento y eterna gratitud.

Les damos la bienvenida, con la esperanza de que la perseverancia sea premiada con la fidelidad de un público cautivo; “que se apreste —como exhortaba Eusebio Leal Spengler (el eterno Historiador de La Habana)— a gozar del deleite del momento. Saber lo que significa en la vida rumorosa y contaminante, a la que nos vemos habitualmente sometidos, hacer un alto en el camino y dedicarnos a ponderar la música. Pensar en lo que ella encarna en el interior de nuestro espíritu, en el silencio reposado que se interrumpe, en la escucha por vez primera del canto de un pájaro o la sublime interpretación de un artista”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.